• Posted by: Diariomibienestar

La alimentación, una medicina efectiva

Por: Johana Castillo

@JohaCastillo331

Al ser humano lo acompañan tres cosas, cuando nace, para poder sobrevivir: alimentarse, respirar y tener afecto,“necesitamos de otro para que nos dé alimento, nos dé cobijo, nos dé soporte; mientras que muchas especies animales caminan en sus primeras fases de la vida, a nosotros nos cuesta caminar casi en un año de nuestra vida. A pesar de ser una especie evolucionada, somos una especie frágil. Uno de los pilares más importantes para el ser humano es la nutrición”, explicó Natalia Álvarez, nutriologa.

La nutrición va desde lo que tú escuchas que van a preparar en la cocina hasta lo que pruebas, son todas esas actividades que realiza el cuerpo para poder alimentar cada célula. Pero, ¿por qué existen conductas autodestructivas a la hora de consumir alimentos? Según la experta, muchas de esas conductas, generalmente, las gestamos en la primera etapa de nuestro camino, “al estudiar la psicoterapia transpersonal, me di cuenta de que, generalmente, las conductas autodestructivas se dan en la primera infancia por temas en los que nos hemos sentido humillados, por ejemplo: comerse un mate de manjarblanco y que tu papá te diga delante de mucha gente: “¿por qué comes eso sola?”. La pregunta es: ¿qué graba la niña? que hizo algo malo. Entonces se siente humillada y ancla esa herida; más adelante, cuando está adulta, ese pensamiento sigue siendo auto destructivo”.

El niño usa un área cerebral que es el cerebro derecho, y es el cerebro inconsciente donde no opera la razón, ni la lógica, sino la estructura de la emoción; entonces, básicamente lo que guarda el niño es la emoción. “Si a nosotros de niños nos calmaban comiendo alguna cosa, entonces de adultos nos seguimos calmando con esto. Hay una historia de una paciente que le daba ansiedad; cuando ella era pequeña el papá le daba leche para calmarla, y en su etapa de adultez, cuando ella sentía ansiedad le daban antojos de leche. Todos los estudios sobre psiconutrición me hicieron entender a profundidad qué les sucedía a mis pacientes”, afirmó Álvarez. Es así como, el cerebro fija esa conducta y de esa manera, se calma en la vida adulta.

Pero, ¿qué pasa cuando no hay equilibrio nutricional en nuestro cuerpo? Según Álvarez, “cuando el cuerpo trata de generar un equilibrio, que en el léxico médico se llama ‘homeostasis’, se cansa de equilibrar y empieza a almacenar y almacenar y crea patologías de depósito como: sobrepeso, problemas osteoarticulares, osteoartrosis o alteraciones en el sistema cardiovascular porque los desechos se van a los vasos sanguíneos y empiezan a taparlos. Esta es la primera causa de muerte en el mundo, la enfermedad cardiovascular”.

Si nosotros tenemos un exceso calórico -comemos más calorías que las que necesitamos- nuestro cuerpo las va a almacenar; nosotros somos un contador excelente de calorías. “Si en el día comiste 3000 calorías, pero necesitas 2000, lo que hace tu cuerpo es guardarte 1000 y te las guarda en forma de triglicéridos”.

Por esto, la importancia de una dieta balanceada por tres macronutrientes como los carbohidratos, que dan energía de manera rápida; las proteínas, que son alimentos que construyen músculos y tejidos, y las grasas -buenas- que son las que nutren nuestro cerebro. “También tenemos los micronutrientes, donde entran las vitaminas y minerales; el grupo mayor de este tipo de alimentos reguladores (porque su función es regular el sistema) son las frutas y verduras, principalmente las verduras”, dijo.

¿Qué cambios se dan en nuestro cuerpo al hacer dietas forzosas? Para la doctora Álvarez, “cualquiera de los excesos de la dieta puede generar temas en el desarrollo de la inflamación o la enfermedad. Estas dietas son muy comunes y se comercializan. Nosotros necesitamos una cantidad de nutrientes para mandar microseñales, entonces cuando basamos nuestra dieta en uno o dos elementos, el cuerpo empieza a regularse y vemos que empezamos a bajar rápidamente de peso y el cuerpo se siente bien. Cuando se continúan estas dietas hay varios problemas; primero, el cansancio de la dieta, estas no se pueden vincular con el tiempo porque son un fracaso. No son un estilo de vida”.

La persona que está en estas dietas tiende a deprimirse porque “hay sustancias que requiere el cerebro como microsustancias, y una baja de estas puede llevar al paciente a una depresión menor. Cada cuerpo humano es un libro”.

Los mitos sobre los azúcares

1. ¿Los azúcares son buenos o malos?

La recomendación de la nutrióloga es comer las frutas en proceso de deshidratación “estas aportan el sabor dulce que es el reino de la tierra, aportan el sabor mas no implica que se excedan en el reino. Por ejemplo: están los dátiles, que son una flor o fruto de un cactus que se deshidratan y son dulces, se pueden comer tres o cuatro. Además, están las pasas que son uvas deshidratadas y se puede comer un puñado; les recomiendo hacerlo despacio, masticar bien, sentir los sabores. También pueden tomar aromáticas de canela, la canela tiene el color del reino, además baja el azúcar y no tiene calorías, también funciona masticarla. Realmente es como el deseo de nuestro cerebro y no la necesidad de nuestro cuerpo. Nosotros confundimos el deseo con la necesidad”. Para el caso de las personas que son diabéticas; cuando no tienen sus medicamentos, se recomienda llevar semillas deshidratadas para contrarrestar, no bolsas de azúcar.

2. El dulce para sentir felicidad

Según la experta, “la nutrición es contemplada mejor desde la medicina tradicional china en donde se habla de los reinos; para este caso, el reino del fuego tiene que ver con la alegría. Y la tristeza y su sabor es amargo, y si tu ves, el sabor del chocolate no es dulce, es amargo. Los amargos evocan el reino de la alegría, entonces, lo mismo ocurre con el sabor del cacao. Si tengo una gran tristeza, puedo meterme a la boca un cacao, café o vino, para disminuirla, incluso, con el vino hay una ventaja porque es beneficioso para el corazón, entonces disminuimos la tristeza mediante el sabor y no la glucosa”.

Author: Diariomibienestar

Deja un comentario