• Posted by: Diariomibienestar

Cocina para sanar

Por: Johana Castillo

@JohaCastillo331

Cada día cuando entramos a la cocina miles de alternativas salen a partir de los alimentos que tenemos en casa. Cocinar es el arte de resucitar sabores, es un juego que genera el pensamiento y que se convierten en ricos platos.

“Lo que cocines va a quedar siempre perfecto, cada persona tiene una energía, cuando uno hace comida no le agradece a la tierra lo que nos está proporcionando; por eso yo recomiendo implantar las manos y darle gracias a la naturaleza, normalmente pongo el alimento en mitad de las manos en el sentido de las manecillas de reloj durante cinco segundos, mientras miro el alimento en voz alta le digo lo que necesito de él para estar bien”, expresó Ingrid Rodríguez, chef alquímica.

Los alimentos nos ayudan a sanar, las frutas nos ayudan, por ejemplo, a tener sensaciones de frescura y a generar al final ese: ‘se me hizo agua la boca’; pero las frutas dulces con con las ácidas definitivamente no van, “esa parte de la ensalada de frutas con la crema de leche y queso, no va, porque lo que estamos fabricando es un veneno; los lácteos no van con los acidos ascorbico conocidos como las vitamina C”.

Lo anterior ocurre porque la glucosa y el ácido graso hacen choque y ahí es donde surge el mal llamado ardor en la boca del estómago, “los lácteos tiene proteínas, nutrientes y grasas, si lo mezclo con una sandía que tiene muchísima agua, es como si le echaras agua a una crema de leche, se corta; ahí no estamos haciendo una comida idónea para consumirla”, dijo la chef.

Para el caso de las verduras, existe una costumbre de que se deben cocinar hasta el tope, la chef recomienda que “si las verduras están bien cocinadas nos van a generar maluquera al ingerirlas, por eso es importante no cocinarlas tanto. Normalmente las verduras se deben comer en crudo, lo mismo que las gramíneas; para el caso de las lentejas deberían de comerse germinadas pero en Colombia no se tiene la cultura. Por ejemplo, las personas tienden a cocinar la zanahoria y las habichuelas hasta que quedan casi transparentes y esa semillita de las habichuelas son las que potencializan las vitaminas K y V”.

En ocasiones, algunas personas no logran disfrutar una berenjena porque no la sabe preparar, lo mismo pasa con los calabacines de todos colores o zucchini, “si quieres hacer una comida especial con estas verduras, córtalas en rodajas y échale sal marina, lo que va a pasar es que cuando estén en el horno o en un sartén van a sudar y ahí les estamos quitando el amargo y el sabor a tierra que es el que sabe mal”, dijo Rodríguez.

Si repites el ejercicio unas dos veces de forma moderada, las verduras van a quedar como un pepino cremoso, en ese momento “se va a volver dulce porque le acabamos de sacar la parte la propiedad del mesodermo de la verdura, entonces esa parte es perfectamente suave y les aseguro que si se la comen de esa manera, ya sea al horno o simplemente en un sartén con aceite oliva será una de las mejores comidas que hayas probado”.

La chef recomienda la sal marina, ya tiene más propiedades, por ejemplo, “adobar un buen una buena carachita de pollo con sal marina y ponerlo al horno eleva las propiedades del pollo y hace cambiar la textura; además, a la hora de la ingesta va a generar una sensación de confort diferente, lo mismo pasa con la carne, hace que uno se sienta pleno. El comer tiene que generar sensaciones de gusto, tiene que generar sonidos”.

Para limpiar las lechugas, el brócoli o tubérculos que son raíces, se debe hervir solamente para que pasen “por un proceso de blanqueamiento medio segundo en agua caliente y después se lava con agua fría, también como proceso de purificación, si se hace de esta manera no anulamos los betacarotenos; para el caso de los repollos sí hay que hervirlos un poco más porque algunas personas les genera gases gástricos, entonces aparecen el reflujo y la acidez”, explicó la chef.

Todo en exceso genera algo negativo, normalmente el cuerpo tiene que funcionar en un equilibrio, el equilibrio produce tener una ingesta equilibrada.

 

Author: Diariomibienestar

Deja un comentario