• Posted by: Diariomibienestar

Alineando el cuerpo con la mente

Por: Johana Castillo

@JohaCastillo331

Cada vez que ocurre alguna una situación en la vida, ya sea difícil o no, se relaciona pensando en algo bueno o malo; usualmente, ese pensamiento es negativo, “un ejemplo es: si alguien te hace daño, o esa señora que pasó por tu lado te miró mal, ahí hay una expresión en el cuerpo por esa emoción. Es como cuando tengo estrés, voy a tener un impacto en el cuerpo. Las emociones activan el cuerpo todo el tiempo”, expresó la Doctora María Amelia Bueno Bedoya, médica de la Universidad Nacional de Colombia.

Pero, ¿cómo controlo el impacto de las emociones en mi cuerpo? Según la experta, la meditación ayuda a que se active la corteza cerebral, que es la zona más evolucionada de los seres humanos. “Sobre todo esa corteza que se llama prefrontal que nos ayuda a tomar acciones más conscientes y a manejar mejor los conflictos; entonces uno dice: me voy a sentar a no hacer nada, pero realmente se están manejando muchas zonas del cerebro”, comentó.

La meditación consiste en una forma de conocerse a sí mismo. Hay múltiples tipos de meditación, este tema es muy amplio, “pero en general, lo que buscan todas estas técnicas es mirar hacia adentro, el gran boom en este momento son las técnicas que se llaman Mindfulness -o conciencia plena- que son técnicas que se basan en entrenar, precisamente la atención, como un vehículo para estar en el presente y para entrenar la mente”.

Algunas personas afirman que al meditar no se está haciendo nada, “pero lo que se ha visto es que el mayor foco de atención está en el cerebro y es en lo que más rápido trabaja el mindfulness”.

El mindfulness es estar mucho más conscientes del presente, es el manejo de la respiración, “qué pensamientos hay de lo que está pasando ahora. Algunas técnicas tienen que ver con compasión, es ahí cuando se utiliza un poco más la imaginación como un vehículo para poder despertar una serie de sentimientos que a veces están un poquito ocultos, pero que son inherentes también a los seres humanos”, comentó.

En el cerebro hay demasiada actividad y todo lo que se piensa, afecta a nuestra mente y a nuestro cuerpo, “si piensas que le caes mal a la gente y te estás recordando cosas que no son tan chéveres en sus tiempos libres, esos pensamientos no te hacen eficiente”.

El cuerpo es un vehículo para conectarnos con el presente. “Lo más presente es lo que estamos oliendo, las sensaciones que hay; lo que busca mindfulness es conectarnos con el cuerpo alineado con la mente. El presente es tan rico en información; como cuando acariciamos a un gatito, es darle información a la mente y estar más en el presente que en el pasado o futuro, o creando fantasías. Lo importante es trabajar el cuerpo como un vehículo de presencia”, comentó.

Pero, ¿cómo cultivo la conciencia a través del cuerpo? Según la experta, lo primero que se debe hacer es ir a la respiración, “la respiración es lo más presente que tenemos, es como un milagro; la respiración nos conecta con la vida, algo sagrado. Podemos hacer la respiración y ponerla más lenta, esto manda señales al cerebro de calma. Lo otro, es intentar en el día a día conectarnos con los órganos de los sentidos”.

Tenemos que ser conscientes de lo que está pasando y entender que los pensamientos no son hechos y que no nos identifican, “si esos pensamientos son negativos, se van quedando en el cuerpo y se puede crear una enfermedad o se producen dolores crónicos. Hay muchos beneficios al cuerpo cuando los pensamientos negativos los dejamos a un lado, está científicamente comprobado que el estrés enferma el cuerpo, se puede padecer de inflamaciones”.

La mente la podemos entrenar para la meditación, para dirigir la bondad y la paciencia por el cuerpo. “El poder tener presente nuestro sentidos es muy importante para tener empatía en nuestro día a día, para tener más compasión y ponerse en los zapatos de los demás”, explicó.

Es muy importante lo de conciencia plena porque te ayuda a no identificarte con los pensamientos, es un pensamiento pero no soy yo. Se ven como sensaciones de la mente, es como entrenarse en que los pensamientos no son verdades; al no identificarse con eso, la persona no se permea tanto y empieza a explorar más el momento presente.

Author: Diariomibienestar

Deja un comentario