• Posted by: Diariomibienestar

El apego: una dependencia visible

Por: Johana Castillo

@johacastillo331

A diario vemos cómo la necesidad de estar con otras personas, animales y/u objetos se vuelven cada vez más visibles, esa necesidad que nace de lo más profundo de nuestro ser se convierte en una dependencia que reproduce el apego. Pero, ¿qué es el apego? es una disfunción, una dependencia a todo lo que sea que genere felicidad.

“Cuando piensas que la felicidad depende de un cargo, de un animal o de una persona, generamos apego. Hay dos formas de amarnos, una es la autoestima y otra es el ego”, expresó Alexander Devia, coach para el bienestar integral del ser.

Es así como existen dos clases de apegos, el apego afectivo y el emocional. Según Devia, “la división es muy sutil, para mí sería lo mismo. El apego afectivo va ligado a las personas, a las relaciones, y el apego emocional tiene que ver con lo que está pasando en mi entorno, cuando yo busco la felicidad en otro lado: con lo que yo quiero y pienso, y cuando no lo tengo, pierdo mi paz. El apego emocional tiene esa variable, que todo lo tengo bajo mi control”.

Buscar la esencia es un reto que a diario genera muchas preguntas, y “esto tiene mucho que ver con la verdad espiritual, hablo de ¿dónde vienes y para dónde vas? porque si tú crees que lo único real es lo que ves, pues para ti, la muerte va a ser lo final; pero si tú transformas esa creencia y te das cuenta de que la muerte, tal vez, puede ser el bello comienzo de una vida maravillosa, pues uno no tendría tanto miedo; es como si te pudiera presentar una bola de cristal donde pudieras ver el futuro y así no tendrías tanto miedo con lo que venga”.

Si tienes pareja, dinero, si lo que te importa es que te veas bien, si tienes un bonito cuerpo, el amor está fuera de ti y no adentro, el amor que tienes es por el ego, según el experto. Pero cuando el amor se ve reflejado en la autoestima, no se genera ese apego por lo demás y “me amo sin prejuicios, es ahí cuando me conecto con mi esencia, me acepto, me respeto, valoro mi humanidad con sus defectos y con todo lo que tenga. Cuando me siento un ser humano único”, explicó Devia

De alguna manera, los seres humanos tenemos que apegarnos a las cosas, lo negativo es que “no tenemos claro que todo es perecedero, que en cualquier momento la gente va a morir o en cualquier momento vas a cambiar de casa, dejar a las personas, cambiar de trabajo. Yo siento que a lo positivo del apego se le puede llamar vínculo”.

Cuando nos damos cuenta de que todo lo que está alrededor es una ilusión y es perecedero, no podemos generar esa dependencia a lo que está en nuestro entorno. “Para poder hacer un proceso de desapego, tenemos que ser conscientes de que si yo creo que necesito a esa persona es porque tengo adicción. Podemos hablar de adicción a una droga, a un amor, a un ser y todo depende de las creencias que tenemos pero que podemos transformar. Voltear esas creencias y esos apegos, es darnos cuenta de que esas emociones no las podemos controlar. Esto tiene mucho que ver con mi verdad espiritual. Hay que saber que hay un propósito en todo lo que nos pasa, que en la vida no hay nada injusto; todo lo que te sucede lo necesitas, lo que tenemos que hacer es aceptar esa voluntad. Eso es parte de una de las herramientas claves del desapego, cuando yo me conecto con mi esencia, dejo ir y suelto”, expresó

La esencia es muy particular en cada persona, cada uno va a encontrar la forma de llegar a ella. Algunos la encuentran en la iglesia o en una doctrina, lo importante es que encuentres paz. Pero, ¿cómo me doy cuenta si una persona me genera paz o intranquilidad? Según Devia, cuando una persona siente que la felicidad depende de otra persona, está mal. ¿Cómo contrarrestar esa intranquilidad? “con la oración y la meditación que te hacen estar más tranquilo. No se trata de que seamos perfectos, pero la meditación te hace estar en tu centro”.

 

Author: Diariomibienestar

Deja un comentario